Sanidad implantará el Nutriscore: su propio código nutricional en el etiquetado de alimentos y bebidas

 

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social anuncia nuevas iniciativas para reforzar la Estrategia Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (Naos)

El nuevo modelo de etiquetado frontal será el Nutriscore, que mediante un código de colores (entre el verde y el rojo a modo de semáforo) facilitará a los ciudadanos una información más precisa sobre la calidad nutricional”, ha asegurado María Luisa Carcedo

Se instaurarán medidas en colegios e institutos para impedir la venta de alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar, ácidos grasos saturados y trans, sal y calorías

Se limitará la publicidad de los alimentos poco saludables dirigida a menores de 15 años mediante el Código PAOS de autorregulación de publicidad

Se desarrollarán guías sobre las contrataciones públicas de menús, cátering y vending para impedir la presencia de alimentos no saludables en instituciones o centros públicos


La ministra ha defendido el Nutriscore frente a otros modelos de etiquetado frontal, “que no han sido implantados por las administraciones, no cumplen los objetivos de promover la elección más saludable e incluso pueden resultar confusos para el consumidor. Por eso, no están apoyados por las sociedades científicas y los profesionales”.

El anuncio se ha producido durante el acto de entrega de los XI Premios NAOS (Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) que ha tenido lugar este lunes en la sede del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Además, la ministra ha manifestado su intención de poner en marcha otras líneas de acción para reforzar la Estrategia NAOS. “Para su implantación buscaremos sinergias con otros departamentos y con otras administraciones públicas, como las comunidades autónomas. También, la necesaria colaboración público-privada”, ha señalado.

Entorno escolar: impedir la venta de alimentos y bebidas poco saludables

El entorno escolar es un espacio determinante a la hora de la adopción y práctica de hábitos saludables tanto en lo que hace referencia a la alimentación, como al ejercicio físico.

Otra de las medidas destinadas a reforzar la Estrategia Naos y combatir la obesidad infantil consiste en el desarrollo reglamentario de la ley 17/2011 de Seguridad Alimentaria y Nutrición para impedir la venta de alimentos y bebidas con perfiles nutricionales poco saludables. Estas medidas se tomarán en coordinación y colaboración con otros departamentos y las comunidades autónomas, buscando las máximas sinergias posibles.

Calidad nutricional en centros públicos como hospitales o universidades

“Es necesario que las Administraciones Sanitarias, los hospitales y centros de salud y los espacios públicos de todo tipo se conviertan en centros promotores de salud y sean ejemplares en la oferta de productos en sus instalaciones”, ha indicado la ministra.

En este sentido, los contratos de adjudicación a proveedores, servicios de cátering, cantinas y máquinas de vending deberán tener criterios de calidad nutricional además de los relacionados con la seguridad.

Para ello se desarrollará un protocolo o guía nacional para las contrataciones públicas de menús, cátering o vending en comedores colectivos que garanticen el equilibrio y la calidad nutricional en coordinación con las CC AA y en línea de las recomendaciones de la Unión Europea y la OMS.

Regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores 

Existe evidencia de que la publicidad influye en las preferencias, compras y en los comportamientos de niños, niñas y adolescentes respecto a los alimentos y bebidas.

Carcedo ha avanzado que, de acuerdo con la nueva Directiva de servicios de comunicación audiovisual que prevé el Parlamento Europeo, y siguiendo los criterios de la Unión Europea y de la OMS, “se limitará la publicidad de los alimentos con perfiles nutricionales menos saludables dirigida a los y las menores de 15 años”. En principio, se pretende que estas restricciones se apliquen través del  Código PAOS de autorregulación de publicidad de alimentos y bebidas dirigida a menores.

Reducción de una media del 10% de azúcares añadidos, sal y grasas saturadas en más de 3.500 productos 

Dentro de las medidas para facilitar opciones más saludables, Carcedo ha apoyado el Plan de Colaboración para la Mejora de los Alimentos y Bebidas y otras medidas 2020.

El Plan contempla ratificar 20 acuerdos con asociaciones de los cinco sectores del entorno alimentario (fabricantes, distribución, restauración moderna, restauración social y vending), integradas por más de 500 empresas y que afectará a más de 3.500 productos. Entre los compromisos adquiridos destaca la reducción paulatina hasta 2020 de una media del 10% de azucares añadidos, sal y grasas saturadas.

Fuente: Mº de Sanidad, consumo y Bienestar Social.