Desde Bruselas: la PAC tiene que satisfacer nuevas necesidades después de 2020

El cambio climático y sus repercusiones en la producción alimentaria, la posición de la agricultura en la cadena de valor de los alimentos y el deseo de comprar alimentos locales son los nuevos desafíos a los que tendrá que hacer frente la Política Agrícola Común después del año 2020.

 

La agricultura europea enfrenta grandes desafíos. De eso hablaron los ministros de Agricultura de los 28 en la reunión informal mantenida en Austriaentre el 23 y el 25 de septiembre. Para la ministra austríaca de Sostenibilidad y Turismo, Elisabeth Köstinger, en Austria prevalecerá la calidad sobre la cantidad, pero los demás países deberán negociar también qué modelo agrícola quieren para el futuro de Europa. También Phil Hogan, comisario de Agricultura, destacó la importancia de las áreas rurales y la flexibilidad de la PAC en el futuro: “La agricultura y la producción de alimentos operan en un entorno muy dinámico y la PAC debe ser capaz de apoyar al sector y ser lo suficientemente flexible para responder a las circunstancias cambiantes y los nuevos desafíos”.

 

La importancia de la PAC para las regiones

Cerca del 40% del presupuesto de la UE se destina a la Política Agrícola Común, que es, junto con la cohesión, el mayor beneficiario de los fondos comunitarios. Los agricultores y ganaderos se benefician de los pagos directos, pero también de los fondos para el desarrollo rural, el segundo pilar de la PAC.

Austria, que ostenta la presidencia semestral de la UE, se ha puesto como ejemplo de agricultura diversa y sostenible, en el que las medidas para mejorar la calidad de los alimentos, para proteger el clima, las iniciativas de comercialización y otros proyectos se financian con cargo al desarrollo rural. Cada año se pagan 1.100 millones de euros de los fondos de Desarrollo Rural en el país centroeuropeo, y estos, a su vez, generan inversiones que aportan vitalidad a las zonas rurales.

 

Reforzar la denominación de origen de los alimentos

La posición de la agricultura en la cadena de valor alimentaria, así como la indicación de origen, fueron otros temas de discusión en la reunión de ministros. Los productos locales son cada vez más importantes para los consumidores y los europeos quieren saber de dónde viene lo que comen, asegura Elisabeth Köstinger, que dice que esta tendencia debe tenerse en cuenta en la reforma de la PAC. Además del origen de los alimentos, Köstinger dice que los consumidores dan cada vez más importancia a los precios justos para los negocios agrícolas.

 

¿Buenas noticias para España?

El ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se mostró “optimista” sobre la posibilidad de que España mantenga el nivel de fondos asignados en el futuro presupuesto de la PAC después del 2020.

En declaraciones a EFE, el ministro dijo que cree que España tiene una buena base de partida, que es el consenso de las organizaciones profesionales agrarias, de los agricultores, de las cooperativas y de las comunidades autónomas”.

En el primer presupuesto después del Brexit, la UE prevé que la PAC pierda un 5% de su financiación entre 2020 y 2027, pero seguirá siendo la política más importante de la Unión en términos presupuestarios, con un total de 365.000 millones de euros. Para España, la Comisión Europea anticipa un recorte del 3,5% para pagos directos y del 15% para desarrollo rural.

Aunque la UE quiere cerrar las negociaciones de la PAC antes de las próximas elecciones europeas, Luis Planas afirmó que existen incertidumbres debido al Brexit, lo que puede afectar al calendario previsto.

 

Estabilidad en el comercio agroalimentario

La compra-venta de productos agrícolas y alimentarios de la UE se mantiene estable, según el último informe mensual. Las exportaciones de la UE se mantienen en 11,5 millones de euros, y aunque las importaciones han bajado, se ha constatado un aumento de los bienes importados de Estados Unidos. Esto se debe en parte al aumento del valor de las importaciones de soja.

Los vinos europeos siguen teniendo éxito en los mercados internacionales, con un crecimiento de los beneficios de 82 millones de euros con respecto al mismo período del año pasado. Otros mercados que han experimentado un importante incremento son el de los licores y el azúcar.

El auge de las exportaciones a Singapur y Japón refleja, por otra parte, el esfuerzo de la UE por abrir mercado en estos países.

Fuente: Irene Quintela /Bruselas