El MAPA reformará tres leyes para dar más transparencia a la cadena agroalimentaria

El secretario general de Agricultura y Alimentación del  MAPA, Fernando Miranda, destacó en la novena reunión del Observatorio de la Cadena Alimentaria, la intención del  ministro, Luis Planas, de abrir nuevas mesas de diálogo con todos los agentes que participan en la misma.

En la reunión de este martes 11 de febrero, se trasladó a los representantes del sector  agroalimentario la propuesta de hacer más robustas las diversas cadenas de valor sectoriales, para que los productores puedan beneficiarse mejor del resultado de sus trabajos.

Al  respecto, Miranda,  junto con el director de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, anunció el refuerzo de la cadena de valor, a través de las reformas de las vigentes Ley 38/1994  de Organizaciones Interprofesionales, de la Ley 12/2013 de la Cadena y de la Ley 13/2013 de Integración Asociativa Agraria.

A través de la modificación de la Ley de la Cadena, el secretario general explicó que se pretende incluir una relación más precisa de prácticas comerciales prohibidas; establecer una regulación contra la destrucción del valor («venta a pérdidas») de los productos agrarios a lo largo de la cadena, y de imponer la obligatoriedad de la inclusión del coste de producción como factor de referencia para el establecimiento de los precios en los contratos agrarios.

También se contempla, añadió Miranda, dar publicidad de las sanciones impuestas a las empresas que incumplan la normativa en los contratos con los agricultores y ganaderos.

El secretario general  de Agricultura y Alimentacion recordó  que esta nueva reunión se celebra un año después para marcar una nueva ruta, relanzando los estudios de la cadena de valor. que no se llevaban a cabo desde 2013 o 2014, priorizando sectores como el aceite de oliva, las frutas y hortalizas y el sector lácteo, para lo que se constituirán grupos de trabajo específicos.

El objetivo central,  según Fernando Miranda, será «identificar en cada producto qué agentes intervienen, qué costes soportan y  ver cómo se construye o crea finalmente el valor, lo que nos permitirá describir cómo se reparte el mismo a lo largo de la  cadena y de qué manera se retribuye a cada eslabón. Conocer toda esta información es importante para luego establecer y cerrar contratos entre los diferentes eslabones».

La intención del MAPA es que la amplia reforma legislativa que se quiere ahora emprender sirva para incluir en ella algunos aspectos que ya están en el Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria (CBPMCA), «sobre todo aquellas que nos ayuden a consolidar las relaciones de la cadena,  con el fin de que el productor tenga más certidumbre y estabilidad en sus intercambios comerciales»,  añadió el alto cargo del  MAPA.

Buena  acogida

Este nuevo impulso del Observatorio como fuente de información de la cadena alimentaria fue bien recibido por todos los miembros del Pleno que participaron en dicha reunión.

Así, el vicepresidente de ASAJA, Ricardo Serra,  aseguró que el Observatorio «es el lugar propicio para buscar soluciones a la crisis del sector  agrario entre  todos, con medidas que pasan por afrontar  cambios  legislativos  necesarios y por concienciar a la  sociedad de que los agricultores tienen que percibir un precio justo  por su trabajo.»

Por su parte, Andoni García, miembro de  la Comisión Ejecutiva de COAG, consideró «imprescindible retomar el  trabajo del Observatorio y sus  análisis,  que llevan años  sin actualizarse, aunque habrá que  esperar  a ver cómo queda  la revisión y las medidas a incorporar en la ley de la cadena alimentaria. Mientras las movilizaciones y las  protestas del  sector continuarán hasta que no haya soluciones a corto plazo.»

Por su parte, Lorenzo Ramos,  secretario general de UPA, afirmó que «lo primero es aclarar qué está pasando con la cadena alimentaria, reformar la ley para evitar prácticas fraudulentas que se cometen ahora, aunque si  no se activan soluciones los ánimos en el  campo no se calmarán.»

Igualmente, el  director  general de ASEDAS (supermercados de alimentación) Ignacio García-Magarzo se congratuló también de que,  por fin, se retome el diálogo en el Observatorio de la  Cadena Alimentaria, ante una situación muy compleja y con muchos  factores que inciden en la pérdida de la renta de los agricultores y que,  por tanto, exige también múltiples soluciones, siempre que el consumidor no  salga perjudicado y pueda seguir disfrutando de precios competitivos.»

Desde el MAPA se recuerda que el Observatorio de la Cadena Alimentaria es un órgano colegiado adscrito a la Dirección General de la Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, a tenor de lo dispuesto en el artículo 19 de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Fuente: Agroinformación