Introducción

La historia de los Colegios Oficiales de Ingenieros Agrónomos se inicia en Madrid el año 1950. Por Decreto del Ministerio de Agricultura (31-3-1950) se crean los Colegios de Ingenieros Agrónomos al amparo de la Ley de Colegios profesionales.

La Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos, único organismo existente que integraba de forma voluntaria a los Ingenieros Agrónomos, fue la encargada por el Ministerio para organizar una comisión, con funciones de Junta Constituyente. Esta Junta preparó los Estatutos provisionales y la organización de los futuros Colegios de Ingenieros Agrónomos.

Esta etapa que duró tres años, se puso fin en 1953 con la aprobación de los Estatutos y la creación de los nuevos Colegios de Ingenieros Agrónomos de España. Inicialmente se constituyeron ocho colegios: Badajoz, La Coruña, Madrid, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza. Curiosamente se les conoce por la capitalidad (sede del Colegio. No hay que olvidar que en aquella época la distribución administrativa de España era completamente distinta de la actual). Inmediatamente después de constituirse los colegios, se creó el Organo Rector de los mismos: el Consejo Superior de Colegios de Ingenieros Agrónomos de España.

Los ingenieros agrónomos colegiados en nuestra Provincia pertenecíamos a la Delegación de  Albacete del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante, y el 9 de Octubre de 1953 se convocó, en Valencia, la primera Junta General presidida por D. Pascual Carrión, creándose así el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Valencia, que pasó posteriormente a denominarse Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante.

Desde entonces y hasta finales de 2002, los ingenieros agrónomos hemos estado integrados en el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante a, que siempre estaremos agradecidos por su apoyo y reconocimiento hacia nuestra Delegación y colegiados.

El 8 de septiembre de 2002, la Consejería de Administraciones Públicas de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, publica el Decreto 119/2002, de 03-09-2002, por el que se reconoce el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Albacete, con ámbito territorial de la provincia de Albacete, en base al Real Decreto 275/2002, de 8 de marzo, por el que se procedió a segregar la Delegación de  Albacete del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Levante.

El 10 de octubre de 2002 se celebra la Asamblea Constituyente del Colegio, que estuvo presidida por D. Enrique Navarro Martínez, el colegiado de mayor edad, y actuando como Secretaria Dª Mª Isabel Campillo De la Gándara, la colegiada de menor edad. En dicha reunión fueron aprobados los primeros Estatutos Generales y se publicaron, por resolución de la Secretaria General de la Consejería de Administraciones Públicas de 02-12-2002, y convocadas la elecciones para la elección de los órganos de gobierno del Colegio.

Una vez finalizado el proceso electoral resultó elegida la primera Junta de Gobierno del Colegio que estaba formada por:

DECANO:  Ricardo Cospedal Peinado

INTERVENTOR:  Jorge Serna Masia

SECRETARIO: Luis Miró- Grada De Grado

VOCAL: Andrés Martínez Alcantud

VOCAL: Manuel J. Garrigos Muñoz

VOCAL: Federico Liante Picazo

Una vez acondicionada la Sede y seleccionado el Secretario Técnico, el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Albacete comienza su andadura en enero de 2003.


 

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Albacete es una Corporación profesional de Derecho público, reconocida y amparada por el artículo 36 de la Constitución, y regulada por la Ley 2/1974, de 13 de Febrero, de Colegios Profesionales, así como por la Ley 10/1999, de 26 de Mayo, de Colegios Profesionales de Castilla-La Mancha. Es una Corporación de carácter social e interés público, con personalidad jurídica propia y plena capacidad para el cumplimiento de sus fines. En la actualidad está integrada por más de 200 ingenieros agrónomos colegiados en la provincia de Albacete.

Los fines y funciones del Colegio son:

Son fines esenciales del Colegio la ordenación del ejercicio de la profesión, la representación exclusiva de la misma, la defensa de los intereses profesionales de los colegiados y la protección de los intereses de los consumidores y usuarios de los servicios de sus colegiados.

Son funciones generales del Colegio al servicio de estos fines, y al amparo de la legislación vigente sobre colegios profesionales, la ordenación del ejercicio profesional, la representación y defensa de la profesión y de sus miembros, el servicio a los colegiados y la autoorganización, y se enumeran a título enunciativo y no limitativo, las siguientes:

 

Ordenación del Ejercicio Profesional:

a)     Llevar el registro de todos sus miembros, que estará permanentemente actualizado y en el que constarán al menos los siguientes datos: nombres y apellidos de los profesionales colegiados, título, fecha de alta, domicilio profesional y de residencia. El Colegio ofrecerá a los consumidores y usuarios acceso gratuito al registro de colegiados a través de su ventanilla única. El colegio facilitará a los órganos jurisdiccionales y a las Administraciones públicas, de conformidad con las leyes, la relación de colegiados que pudieran ser requeridos para intervenir como peritos o designarlos directamente.

b)      El registro de las sociedades profesionales con domicilio social en el ámbito territorial del Colegio, con arreglo a lo dispuesto en la Ley de Sociedades Profesionales.

c)       La vigilancia de la actividad profesional para que ésta se someta, en todo caso, a la ética y dignidad de la profesión y al debido respeto a los derechos de los ciudadanos.

d)      El ejercicio, en el orden profesional y colegial, de la potestad disciplinaria en caso de incumplimiento de las prescripciones legales o deontológicas.

e)       Visar los trabajos profesionales de los colegiados, en los términos previstos en el artículo 13 de la Ley 2/1974, de 13 de febrero, sobre Colegios Profesionales y el Real Decreto 1000/10, de 5 de agosto, sobre visado colegial obligatorio.

f)       La vigilancia del cumplimiento de las normas que regulan el ejercicio profesional, las normas estatutarias y corporativas, y demás resoluciones de los órganos colegiales.

g)      Adoptar las medidas conducentes a evitar el intrusismo profesional.

h)      Adoptar las medidas conducentes a evitar los actos de competencia desleal que se produzcan entre los colegiados.

i)       La intervención en vía de conciliación o arbitraje, a petición de las partes, en cuestiones que por motivos profesionales se susciten entre profesionales.

j)       La elaboración y puesta a disposición de los colegiados de un modelo de presupuesto por trabajos profesionales o nota de encargo, que los profesionales podrán presentar a sus clientes.

k)             Atender las solicitudes de información sobre sus colegiados, así como sobre las sanciones firmes que les hubieran impuesto y las peticiones de comprobación, inspección o investigación sobre aquellos, que les formulen las autoridades competentes de un Estado miembro de la Unión Europea en los términos previstos en la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio.

 

De representación y defensa de la profesión y de sus colegiados:

a)       Ejercer, en su ámbito, la representación institucional exclusiva y defensa de la profesión de Ingeniero Agrónomo cuando esté sujeta a colegiación obligatoria para alguna de las modalidades de su ejercicio, ante las Administraciones públicas, los tribunales y demás poderes públicos, así como ante cualesquiera instituciones, entidades y particulares.

b)      Actuar ante los juzgados y tribunales en cuantos litigios afecten a los intereses profesionales, con la legitimación que la ley les otorga, y hacerlo bien en representación, bien en sustitución procesal de sus miembros.

c)       Informar en los procedimientos administrativos o judiciales en que se discutan cualesquiera cuestiones profesionales, cuando sean requeridos para ello o cuando se prevea su intervención con arreglo a la legislación vigente, así como, con carácter general, emitir informes o dictámenes en el ámbito de su competencia.

d)      Informar, con arreglo a las normas reguladoras, de los proyectos de disposiciones normativas que regulen o afecten directamente a las condiciones generales de las funciones profesionales.

e)       Cooperar en la mejora de la enseñanza e investigación de la profesión, para lo que podrá crear instituciones científicas, educativas o culturales, o colaborar con ellas.

f)       Participar en la elaboración de los planes de estudio, informar de las normas de organización de los centros docentes correspondientes a la profesión y mantener permanente contacto con éstos, en los términos que determinen las disposiciones reguladoras de tales materias.

g)      Participar en los consejos, organismos consultivos, comisiones y órganos análogos de las Administraciones públicas y de las organizaciones, nacionales o internacionales, cuando sea requerido para ello.

h)      Establecer y mantener relaciones e intercambios con organismos de carácter técnico, científico o profesional, nacionales o extranjeros, dedicados a actividades que tengan afinidad con los fines y las funciones del colegio.

i)       Ejercer cuantas funciones le sean encomendadas por las Administraciones públicas, de conformidad con la legislación sobre procedimiento administrativo, y colaborar con ellas mediante la realización de estudios, la emisión de informes, la elaboración de estadísticas y otras actividades relacionadas con sus fines que pueden serles solicitadas o acuerde formular por iniciativa propia.

j)       Realizar peritajes, bien por cuenta propia, bien a petición de los colegiados, de las Administraciones, de los juzgados y tribunales o de otras entidades públicas y privadas.

k)      Desarrollar otras funciones que redunden en beneficio de los intereses profesionales de los colegiados.

l)       Atender las quejas o reclamaciones presentadas por sus colegiados.

 

De servicio:

a)       La resolución mediante laudo, con arreglo a la legislación vigente sobre arbitrajes, de los conflictos y discrepancias que le fueran sometidos.

b)      La organización de actividades y servicios de interés para los colegiados de índole profesional, formativa, cultural, médico-profesional, asistencial, de previsión y otros análogos, o la colaboración, en su caso, con instituciones de este carácter.

c)       El asesoramiento y la organización de cursos de formación continuada y especialización.

d)      La colaboración y participación en la creación de un sistema de cobertura de responsabilidades civiles contraídas por los profesionales en el desempeño de su actividad.

e)       Velar por la protección de los intereses de los consumidores y usuarios. A estos efectos, dispondrá de un servicio de atención a aquellos, que necesariamente tramitará y resolverá cuantas quejas y reclamaciones referidas a la actividad colegial o de los colegiados se presenten por cualquier consumidor o usuario que contrate los servicios profesionales de sus colegiados, así como por asociaciones y organizaciones de consumidores y usuarios en su representación o en defensa de sus intereses. Las quejas y reclamaciones podrán presentarse por vía electrónica y a distancia. El colegio resolverá sobre la queja o reclamación según proceda: bien informando sobre el sistema extrajudicial de resolución de conflictos, bien remitiendo el expediente a los órganos colegiales competentes para sancionar, bien archivando o bien adoptando cualquier otra decisión según corresponda.

De autoorganización:

a)       Aprobar sus propios Estatutos, previo informe del Consejo General.

b)      Aprobar el Reglamento de Régimen Interior en desarrollo y aplicación de sus Estatutos.

    c)      Aprobar y ejecutar sus presupuestos