La futura Ley de la Viña y el Vino un traje a medida de los ingenieros agrónomos

Mariano Suárez de Cepeda Martínez

Decano del Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Albacete


 

La próxima Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha, sorprende que en su redacción no realice prácticamente referencias a las competencias y al concepto de Enólogo/a o técnico/a autorizado/a como persona física que, poseyendo los conocimientos adecuados, dispone de titulación suficiente o tiene una competencia profesional adquirida por experiencia laboral que garantiza su capacitación para la realización y supervisión de las prácticas enológicas. No cualquiera vale.

Es una Ley que, estudiada título a título, desarrolla plenamente las competencias del Ingeniero Agrónomo. Por ello desde el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Albacete, preocupados y ocupados por la profesión, exclusivamente en Castilla-La Mancha, abogamos por que se nos tenga informados y considerados en las organizaciones y vertebraciones de dicha Ley.

La competencia del Ingeniero Agrónomo capacita, además de los conocimientos adquiridos en los estudios, para:

planificar, organizar, dirigir y controlar los sistemas y procesos productivos desarrollados en el sector agrario y la industria agroalimentaria,

diseñar, proyectar y ejecutar obras de infraestructura, instalaciones y equipos necesarios para las actividades productivas realizadas en la empresa agroalimentaria,

proponer, dirigir y realizar proyectos de investigación, desarrollo e innovación en productos, procesos y métodos empleados en las empresas y organizaciones vinculadas al sector agroalimentario,

gestión de la calidad y de la seguridad alimentaria, análisis de alimentos y trazabilidad.

Esto nos da a los Ingenieros Agrónomos plena capacidad para desarrollar las actividades de la futura Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha.

Dado que el Ingeniero Agrónomo tiene plena capacidad y competencia para desarrollar las actividades de la futura Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha, solicitamos desde esta tribuna del Colegiado, a los medios de comunicación y difusión, así como a las autoridades administrativas correspondientes, que se nos tenga en consideración en los organismos que se desarrollen a raíz del cumplimiento de dicha Ley y en la organización interprofesional regional. Es el fin de los Colegios Profesionales colaborar con la Administración de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha o con cualquier otra Administración u organismo público en el ejercicio de sus competencias, en los términos previstos en las leyes.

Las actividades que la futura Ley va a desarrollar incluyen de la VIÑA: las autorizaciones de plantación, registro vitícola, clasificación de variedades y plantas de vid, autorización de nuevas variedades. Capacidades estudiadas en los planes de estudios de los Ingenieros Agrónomos.

Del control en materia de viticultura, entra plenamente dentro de nuestras competencias profesionales, ejercidas en el organismo responsable los controles, técnico-administrativos y sobre el terreno, para la verificación y control de los datos obrantes en el Registro Vitícola.

Del vino, las prácticas enológicas supervisadas por persona licenciada en enología o cualificación técnica.

De la calidad de los vinos, poseemos la capacidad para interpretar y desarrollar estudios sobre los términos y gestiones que implican las definiciones de calidad de los vinos, en sus indicaciones geográficas, vinos de explotación, términos y técnicas tradicionales y figuras de calidad.

Del control y la trazabilidad, como expusimos anteriormente, estamos competencialmente integrados en los controles oficiales y trazabilidad de cada una de las fases de la cadena alimentaria.

De la inversión, innovación y fomento vitivinícola, nuestros profesionales están desarrollando su actividad en distintas empresas, organismos oficiales o instituciones con plena capacidad y completa satisfacción.

Albacete a 28 de abril de 2021