Los ingenieros agrónomos apuestan por un sector agroalimentario unido tras la crisis del covid-19

 

La Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos (ANIA) pone de manifiesto en un comunicado el ejemplo de colaboración que el sector agroalimentario está mostrando en la crisis de la COVID-19, así como la importancia de que esta forma de trabajar permanezca una vez superada esta etapa.


 

Durante la crisis causada por la pandemia de coronavirus, indica el comunicado, “los 2,6 millones de personas que conforman la cadena agroalimentaria -productores, industria alimentaria, industria auxiliar, transporte, distribución, etc.- están trabajado unidos para que la alimentación no sea un problema añadido en este periodo tan complicado para todos. España es un gran país productor y transformador de alimentos y, en estos momentos, la fortaleza y el trabajo conjunto de la cadena agroalimentaria se ha puesto de manifiesto con el objetivo común de garantizar la disponibilidad de productos de alimentación”.

La Asociación destaca que el sector agroalimentario “ha ganado puntos ante la opinión pública” y “ha sido un ejemplo de capacidad de reacción ante cambios sin precedentes en el consumo, que se han producido tanto en lo referente a la demanda como a la velocidad con que han sucedido, y para superar las dificultades operativas derivadas de la crisis”. En este sentido, se ha demostrado “un altísimo nivel de eficiencia de la cadena, que cuenta entre sus principales fortalezas la gran profesionalidad y responsabilidad de los operadores que la componen”. En todo el proceso, señala el comunicado, “el papel de los ingenieros agrónomos, presentes en todos y cada uno de los eslabones de la cadena, ha sido esencial”.

Cadena alimentaria

Entre los operadores que conforman la cadena -destaca ANIA-, los agricultores y ganaderos han continuado dando lo mejor de sí mismos para obtener las cosechas que permitan garantizar a la población el suministro de alimentos, debiendo superar dificultades como la escasa disponibilidad de la mano de obra necesaria para realizar las campañas agrícolas. Por parte de las industrias alimentarias, con una posición central en la cadena de valor, se viene manteniendo un trabajo permanente y un firme compromiso con la máxima garantía de la seguridad alimentaria y la calidad de los productos.

En el caso de la distribución, su gran capilaridad y eficiencia, ha permitido, a través de las plataformas logísticas y de los mercados mayoristas, hacer llegar los productos de los proveedores a la red de establecimientos de alimentación y a los establecimientos dedicados al comercio detallista, para conformar una variada y abundante oferta a disposición de todos los españoles.

Desde la Asociación Nacional de Ingenieros Agrónomos inciden en que la colaboración entre todos los eslabones que componen la cadena, desde el campo a la mesa de los consumidores, es la mejor garantía para ofrecer lo que estos demandan en cada momento. Asimismo, consideran que la crisis debe servir para aprender que mantener la colaboración y el entendimiento es imprescindible “para conseguir superar las ineficiencias y problemas de funcionamiento que se registran en la cadena de suministro”, así como para lograr un adecuado reparto, entre sus componentes, del valor generado a lo largo de la misma.

Por ello, ANIA pide que, cuando el consumo se normalice completamente, se siga “apostando fuerte por el diálogo, el acuerdo y las relaciones comerciales a largo plazo para mejorar, entre todos, una cadena en la que todos se vean fortalecidos y recompensados equitativamente por su contribución, puedan garantizar su sostenibilidad y en la que se tome muy en cuenta el enfoque hacia el servicio al consumidor”. En esa tarea, concluye el comunicado, “la figura del ingeniero agrónomo puede y debe servir como eje vertebrador de un sector que tiene que pernacecer unido para contribuir, con la misma determinación que ha demostrado en este tiempo, a la necesaria recuperación de la economía española una vez que superemos la crisis sanitaria del covid-19, etapa en la que el sector agroalimentario volverá a ser una pieza clave en la creación de riqueza en nuestro país”.

Fuene: Revista Agricultura