Los ingenieros agrónomos ofrecen su apoyo en la crisis del COVID-19

Desde ANIA y el Consejo General de Colegios de Ingenieros Agrónomos, han enviado cartas al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación y al ministro de Sanidad,  para expresarles el ofrecimiento de todos los profesionales de la organización, tanto de la  Asociación como del Consejo General, que cuentan ambas instituciones,  con destacados expertos en todos y cada uno de los sectores, infraestructuras y servicios que obran el milagro cotidiano de poder comer bien todos los días.

 


Por otra parte están elaborando también  un documento que presentarán en breve al ministro, en el que «te trasladaremos toda la experiencia adquirida por nuestro colectivo en la gestión de esta crisis con acciones a emprender para sostener la situación en la que nos vamos a quedar una vez reestablecida la normalidad y, también, para tener más y mejor capacidad de atender catástrofes de análogas consecuencias. Creemos que es nuestra leal responsabilidad como un agente más dentro de las profesiones que velan por la seguridad y la salud de la ciudadanía», según aseguran en la carta.cartas al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación y al ministro de Sanidad,  para expresarles el ofrecimiento de  poner a su disposición a todos los profesionales de la organización, tanto de la  Asociación como del Consejo General, que cuentan ambas instituciones,  con destacados expertos en todos y cada uno de los sectores, infraestructuras y servicios que obran el milagro cotidiano de poder comer bien todos los días.

En otra carta se dirigen al ministro de Sanidad, Sr. Illa,  por considerar que, para mantener la continuidad del abastecimiento tanto en cantidad como en calidad, es necesario que se articulen las medidas preventivas oportunas. Por ello es esencial preservar al máximo la seguridad contra la infección del trabajador del sector agroalimentario, por descansar sobre éste gran parte de las funciones de producción y de distribución de alimentos. Es una cuestión en la que enfatizamos pues puede derivar en un problema más en la ardua lucha contra la pandemia.

«La ingeniería agronómica es la profesión que engloba todas las competencias y capacidades necesarias para garantizar el suministro de alimentos en cantidad y en calidad al conjunto de la ciudadanía, por lo que nuestra actividad está hoy más vinculada que nunca a la seguridad y salud de la ciudadanía. Por ello, y recordando la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública, en lo referente a la protección de la salud de la población mediante actividades y servicios que actúen sobre los riesgos presentes en el medio y en los alimentos, consideramos de suma importancia la presencia de ingenieros agrónomos en el equipo multidisciplinar de gestión de esta crisis, con el fin de aportar su conocimiento y buen hacer en actividades preventivas  coordinadas y dirigidas sobre riesgos presentes en el medio y alimentos. Riesgos como el que apuntamos en esta misma carta y otros posibles que puedan venir, totalmente imprevisibles, pero íntimamente ligados a la actividad agraria como las plagas, enfermedades, fisiopatías, accidentes meteorológicos o déficits de recursos para la producción», según le informan en la carta al Sr. Illa.

 

alt