Origen agrícola de la Feria de Albacete

El origen de la Feria de Albacete se encuentra en 1375, cuando Albacete se separa de Chinchilla y se convierte en villa, adquiriendo oficialmente el derecho a celebrar una feria anual, otorgado por el Marqués de Villena,​ si bien ya se tienen noticias de la existencia de una feria anual en Albacete desde 1200.

Ya en el siglo XV se cita una feria o mercado regular ubicado en la calle de la Feria. Esta calle ha mantenido su denominación hasta nuestros días, uniendo la Iglesia de San Juan con las eras de Santa Catalina, ubicación correspondiente al actual Recinto Ferial. Precisamente era en estas donde se vendía el ganado. El mercado tenía una duración de 10 días, que en un principio se celebraba a partir del 30 de noviembre, y más tarde a partir del 28 de agosto.

En el siglo XVII se trasladó fuera del casco urbano, como una actividad económica paralela a la romería que se hacía cada 8 de septiembre al sitio de Los Llanos. Allí, junto a la ermita de la Virgen, se fundó en 1672 un convento franciscano que desempeñó un destacado papel en la época. En 1683 se solicitó al rey Carlos II su declaración de feria franca durante 3 días (7, 8 y 9 de septiembre) y su ubicación en las proximidades del convento, en el sitio de Los Llanos, ya que esto posibilitaba un mayor número de limosnas.

Aunque esta petición no fue satisfecha, el 6 de marzo de 1710, Felipe V concedió el privilegio de feria franca por término de 4 días (del 7 al 11 de septiembre).15​ El Concejo dispuso que se celebrara en el casco urbano, en la calle y la Plaza Mayor, pero los feriantes seguían acudiendo al sitio de Los Llanos. En el periodo que va de 1710 a 1712, que ha llegado a calificarse como el de la feria dividida, esta se celebraba 2 días en el lugar indicado por el Concejo y el resto en los aledaños del convento franciscano.

Los intentos municipales de llevar la feria de nuevo a Albacete pasaron por la compra en 1767 de unas lonjas con el fin de establecer un recinto ferial. Dicho proyecto nunca se realizó, pero en 1783 se acordó levantar un edificio en las eras de Santa Catalina. Este fue inaugurado el 7 de septiembre de 1783 y terminado totalmente al año siguiente. A partir de esa fecha, la Feria se celebraría en el casco urbano de Albacete. Posteriormente, el Recinto Ferial ha sido objeto de numerosas ampliaciones y reformas. La última data del año  2018.

La feria dejó de celebrarse los años 1937 y 1938 por el paréntesis de la Guerra Civil Española