Pistacheros y almendros, dos cultivos que no dejan de crecer en Castilla-La Mancha

En 2018, la región destinó 20.719 hectáreas al cultivo del pistacho, un 82% del total nacional
La cosecha de almendra será en torno al 32% más baja que en la campaña pasada debido a las heladas de primavera que afectaron sobre todo a la zona de Albacete
En la Comunidad también hay unas 1.200 hectáreas destinadas a la nuez, sobre todo en la zona de Nerpio y Hellín-Tobarra

En los últimos años, Castilla-La Mancha está viviendo un incremento constante en las plantaciones de dos leñosos, el almendro y el pistachero, tanto es así, que en este último caso, la región concentra ya el 82% de la superficie, siendo la principal productora española y con una magnifica calidad.

Según ha señala a AgroalimentariaCLM Anselmo Martínez, portavoz de ASAJA Castilla-La Mancha, el cultivo del pistacho sigue en ascenso, ya que al menos “se plantan entre 1.500 y 2.000 hectáreas más por cada campaña” y en almendro ha habido años que se han plantado 20.000, ya que “el almendro entra antes en producción y eso el agricultor lo tiene muy en cuenta”.

Según los datos de la última Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos publicada por el Ministerio de Agricultura, en 2018 Castilla-La Mancha destinó 20.719 hectáreas al cultivo del pistacho, de las cuales más de 13.000 eran de secano y algo más de 7.000 de regadío. Esto supone un incremento de un 11,52% con respecto al año anterior, y un 82% del total nacional que está en casi 25.000 hectáreas.

Aunque estas son las hectáreas destinadas, hay que tener en cuenta que no todas están puestas en producción ya que el pistachero es un árbol que necesita entre 6 y 8 años para producir, según si está en regadío o en secano, lo que supone una inversión importante por parte de agricultores.

Según las primeras previsiones realizada por Anselmo Martínez, la cosecha de pistacho en Castilla-La Mancha será un 20% superior a la del pasado año, que según los datos del Ministerio estuvo en las 5.596 toneladas. Hay que tener en cuenta que cada año comienzan a producir nuevas hectáreas, que habiéndose plantado hace años, no daban fruto.

El pistacho no se ha visto afectado por las heladas de la primavera que tanto dañaron al almendro y, además, es un cultivo que soporta bien los meses secos y calurosos del verano y cuya floración es más tardía, por ello le afectó menos. “Es un fruto que no le gusta un clima lluvioso, necesita primavera lluviosas, pero en verano si el clima viene seco, mejor”, señala.

Además el pistacho es un cultivo que se ha adaptado muy bien a Castilla-La Mancha: “Nuestro pistacho tiene una calidad extraordinaria, nada tiene que ver con lo que viene de Irán o de EEUU”, además el de la región es casi todo ecológico.

De hecho se está avanzado en la aprobación de una marca de calidad para estas producciones.

La cosecha de almendra será menor
La producción de almendra en Castilla-La Mancha en la campaña 2019 va a sufrir un descenso de un 32% con respecto a la campaña anterior, según los datos facilitados a por Anselmo Martínez.

Esta disminución es aún más importante, si tenemos en cuenta que este año se han puesto en producción 35.000 hectáreas nuevas en la región. Según los datos del 2018, en la región hay 128.233 hectáreas dedicadas a este cultivo, la mitad de ellas en la provincia de Albacete, con un incremento del 6,14% respecto al 2017.

La disminución de la cosecha de almendra tiene que ver con las heladas de primavera que afectaron especialmente a Albacete y sur de Cuenca. Las otras dos provincias, Toledo y Ciudad Real, aunque ha habido alguna incidencia de la helada, se ha compensado ampliamente con las nuevas hectáreas en producción.

Según Martínez, “al almendro le afecta mucho la helada y, para que luego abra la piel, necesita lluvia y así como para la cuaja. En el tamaño del grano influye mucho el agua. Si el clima es demasiado seco, el rendimiento en pepita es inferior, por eso las estimaciones de cosecha pueden varias dependiendo del clima”. Por ello, si estos meses próximos son secos, el rendimiento puede ser mucho menor.

También nueces en Nerpio
En Castilla-La Mancha también hay una pequeña producción de nuez que se concentra principalmente en Albacete, concretamente en Nerpio y Hellín Tobarra. Actualmente hay en la región hay 1.200 hectáreas de nuez este año con una producción es de 1.400 toneladas, la mitad serán plantaciones que se han hecho en los últimos 4 ó 5 últimos años.

Sin embargo, Martínez no cree que este cultivo vaya a crecer mucho en la región ya que la nuez necesita bastante agua, es un cultivo complicado.

Fuente: eldiario.es