Publicaciones_ Informe: El Medio rural y su Vertebración Social y Territorial.

El informe del Consejo Económico y Social (CES) que se ha presentado esta semana en Madrid pone en valor las políticas públicas europea y española relacionadas con al Desarrollo Rural.

 


 

Este interesante informe lo puedes encontrar en pdf, para su descarga gratuita, [Aquí]

INFORME EL MEDIO RURAL Y SU VERTEBRACIÓN  SOCIAL Y TERRITORIAL

172 pgs.  (2.196 KB)

Colección Informes nº 01/2018

Consejo Económico y Social de España (C|E|S)


 

Introducción:

El propósito de este informe es formular propuestas encaminadas a aumentar el nivel
y la calidad de vida en el medio rural español, entendiendo que con ello se contribuye
de manera eficaz a mejorar la vertebración social y territorial de nuestro país, afrontando
los problemas de desempleo, despoblamiento y sobre-envejecimiento que afectan
a regiones cada vez más extensas del mismo. Transcurridos diez años desde la aprobación
de la Ley 45/2007, de 13 de diciembre, para el Desarrollo sostenible del medio
rural, contando también con nuevas leyes autonómicas en la materia y, sobre todo, en
la salida de una intensa crisis económica que ha afectado e intensificado sus problemas
tradicionales, el momento parece especialmente oportuno para atender a la situación
actual del medio rural español y valorar el alcance que han tenido las distintas políticas
desarrolladas en este ámbito.
Para afirmar la importancia del medio rural en España basta acercarse a los datos
sobre su magnitud, dado que afecta al 85 por 100 del territorio e integra en torno al 20
por 100 de la población (aunque podría elevarse hasta el 35 por 100 si se incluyen las
zonas periurbanas).
Pero, además, hay que recordar que aquí se encuentran la totalidad de los recursos
naturales y una parte significativa del patrimonio histórico y cultural, con un impacto
muy elevado en variables clave, desde la seguridad alimentaria hasta la preservación
del medio ambiente. El medio rural es, en efecto, estratégico, por cuanto abastece de
alimentos seguros y de calidad, resultado de la actividad agraria (en sentido amplio,
esto es, agricultura, ganadería y silvicultura) y pesquera (pesca y acuicultura), actividades
que, pese a tener impacto en el medio ambiente, son muy importantes para la
prevención de daños en este (como es el caso en los incendios, o en la erosión) y para
una adecuada gestión ambiental.
Por otro lado, el medio rural es el entorno en el que se desarrollan estas actividades
que, junto con otras, como la industria alimentaria, contribuyen a la creación de
empleo, a la innovación y al equilibrio en el saldo comercial de la economía española.
No hay una definición aceptada por todos de lo que es el medio rural. Las políticas
públicas consideran en general tres dimensiones: la demografía, combinando densidades
de población con umbrales mínimos de población; la información sobre coberturas
y usos del suelo; y la accesibilidad a infraestructuras y servicios públicos. Así, se tienen
en cuenta, además de la baja densidad de población, la huella de la actividad humana
sobre el territorio (cultivos, áreas residenciales, polígonos industriales, infraestructuras de comunicación, etc.) y la accesibilidad de la población a los servicios públicos que las
ciudades proporcionan. Pero hay más criterios y dimensiones, con un amplio abanico
de informes y estudios especializados que proponen caracterizaciones más sofisticadas,
tratando de afinar el análisis de una realidad dinámica y compleja. Por eso, en el
presente informe, se trata en primer lugar, en el capítulo I, el concepto de medio rural,
y se recuerdan las definiciones que se manejan en la legislación y en las políticas, españolas
y comunitarias, que tratan además de tener en cuenta la heterogeneidad regional
en lo referente al poblamiento.
Sentados estos criterios, necesariamente flexibles, el capítulo II del informe repasa la
situación socioeconómica actual en el medio rural español, atendiendo a esas variables
demográficas, sociales, económicas y ambientales. Se trata de un diagnóstico actualizado
de la situación, en buena medida –pero no solo– condicionado por la crisis, que permitirá
la valoración posterior de las medidas adoptadas a lo largo de estos diez años.
Desde el punto de vista social se han recogido las características y problemas más
importantes comunes al medio rural español, como la baja densidad de población, la
pérdida de población en toda la geografía nacional, aunque con diferencias regionales
importantes, la masculinización de la población en edades centrales, el fuerte envejecimiento
y un creciente sobre-envejecimiento, y el impacto de una significativa presencia
de población extranjera en los últimos veinte años.
En el ámbito económico se estudian algunos datos comparativos con las zonas urbanas
sobre la producción y la renta, por un lado, y el tejido empresarial, por otro; a su
vez, se aportan datos comparativos y en evolución del empleo, la actividad laboral y el
paro. Aquí se han buscado, además, algunos indicadores para aproximar el grado actual
de diversificación económica, y se ha acudido a documentos oficiales de interés para
fijar las áreas que serían estratégicas para mejorar la creación de empleo de calidad.
Se ha prestado asimismo especial atención a mujeres, por un lado, y a jóvenes, por
otro, tanto en general como en lo que hace al sector agrario, ya que en un contexto
de predominio de las explotaciones de carácter familiar, afrontan dificultades y problemas
mayores que en las áreas urbanas que hacen más difícil su permanencia en el
medio rural de cara a cumplir sus expectativas vitales y contribuyen a acentuar los
problemas de sostenibilidad social de este medio.
A continuación, en el capítulo III, se recogen, siguiendo el planteamiento adoptado
en el Informe CES 2/2016, los déficit de infraestructuras, equipamientos y servicios en
el medio rural (transportes, accesos, abastecimiento energético, redes, servicios educativos,
sanidad, abastecimiento y depuración de agua, ocio y cultura, entre otros), así
como indicadores sobre el acceso más limitado de los ciudadanos a los servicios y equipamientos
públicos básicos y a otros servicios de proximidad, pese a que resultan cada
vez más esenciales, en especial en los núcleos de población más pequeños y aislados,
dadas sus características socio-demográficas (principalmente el envejecimiento) y el
debilitamiento cada vez mayor de la red de apoyo familiar y/o informal.

En el capítulo IV se aborda la relación mutua entre medio rural y entorno, ya que mientras
las actividades desarrolladas en el primero tienen repercusión directa sobre las
condiciones del segundo, estas últimas también afectan, y no poco, a la calidad de vida
y a la economía del medio rural. Por eso se abordan problemas ambientales y de conservación
del patrimonio ambiental, así como el histórico y el cultural, y se repasan
las oportunidades que estos ofrecen para la revitalización del medio rural, dado que
las soluciones dirigidas a su reactivación pasan tanto por el fomento a las actividades
tradicionales (caza, pesca, elaboraciones artesanas…) desde una perspectiva de sostenibilidad,
como de las nuevas alternativas relacionadas con el turismo y el ocio.
Tras este diagnóstico, el capítulo V del informe analiza las principales medidas de
políticas públicas adoptadas para el desarrollo económico, social y medioambiental de
las zonas rurales en España con el fin de evaluar su alcance y eficacia. Para ello, tras
definir el “desarrollo rural” se estudian las políticas y programas de ámbito estatal y
autonómico, en su mayor parte referidas a la política europea de desarrollo rural para
el periodo 2014-2020, encuadradas desde el año 2000 en el marco de la Política Agrícola
Común (PAC). También se repasan algunas medidas de la PAC fuera del ámbito del
desarrollo rural pero con notable impacto en este y se apuntan los principales objetivos
que tendrá la nueva PAC, sobre la que se ha planteado una intensa reforma para simplificarla
y hacerla más efectiva, con acuerdos ya concretos, como es el caso del llamado
“Reglamento ómnibus”.
El capítulo VI del informe recoge las conclusiones y las propuestas del CES para la
mejora de las políticas de desarrollo rural.