Satisfacción por “gran acuerdo” conjunto sobre agua en Castilla-La Mancha

El texto, que será votado en el próximo Pleno de las Cortes regionales, el 26 de septiembre, insta también a constituir la Mesa del Agua, con agentes económicos y sociales

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, ha celebrado “la unión” que los tres grupos parlamentarios de la Cámara ha demostrado al plantear una proposición no de ley (PNL) conjunta en materia de agua, que ha sido calificada en la reunión de la Mesa de esta mañana.

“Los ciudadanos podemos estar muy satisfechos de este gran acuerdo, que es fruto de un trabajo continuado de consenso y hay que agradecérselo al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y a los líderes de los dos partidos de la oposición”, que han entendido la necesidad de lograr “la unidad para defender los intereses de Castilla-la Mancha”, ha asegurado el presidente del Parlamento Autonómico, nada más finalizar la reunión.

La PNL manifiesta el apoyo a los pueblos ribereños para que su presencia en la Comisión de Explotación del Acuerdo Tajo-Segura “se haga real y efectiva”, ya que las decisiones allí tomadas “repercuten directamente en la vida, el desarrollo económico y demográfico de estos municipios y de sus gentes”.

“La vocación de este acuerdo regional es que sea un acuerdo nacional, sin necesidad de que suponga un enfrentamiento abierto con Levante, donde deben entender que el Tajo no puede ser saqueado” y que allí, a diferencia de lo que ocurre en la cabecera del Tajo, disponen de alternativas para abastecerse.

El presidente de la Cámara Regional, que advierte de que “en Castilla-La Mancha nunca negaremos el agua para beber a nadie”, resulta inflexible al defender que deben tenerse en cuenta tres aspectos a la hora de gestionar el agua del Tajo: garantizar el abastecimiento humano en todos  los  pueblos, lo que no sucede en algunos pueblos alcarreños durante el verano; “preservar un caudal ecológico suficiente para que el río tenga el nivel de dignidad que necesita” y que ahora no tiene en muchos tramos de Toledo y Talavera y poner “el rendimiento económico” de los recursos hídricos al servicio del desarrollo rural de la cuenta cedente y no exclusivamente de Levante, como pasa con el “automatismo” que generó el Memorándum, según el cual “si hay agua en la cabecera, hay que trasvasarla”.

Reunir la Mesa del Agua

Además de exigir la presencia “real y efectiva” de los municipios ribereños en la Comisión de Explotación del Trasvase, el texto de la PNL finaliza instando al Gobierno regional a constituir la Mesa de Trabajo en torno al agua, que ya ha sido anunciada tras las recientes reuniones entre el presidente de la Junta y los líderes de la oposición. Según la PNL, en esta ‘Mesa del Agua’ deben estar los tres grupos con representación parlamentaria, así como “los agentes sociales y económicos implicados en materia hídrica, para blindar una posición común en esta materia con la que poder acudir a un Pacto Nacional”.