Un proyecto español, mejor iniciativa sobre medio ambiente 2018 en la UE

El pasado 16 de mayo, durante la Semana Verde de la UE, el mayor acontecimiento medioambiental de Europa, el programa LIFE proclamó los ganadores de los premios LIFE de 2018. Los tres ganadores proceden de Italia (categoría de naturaleza), España (categoría de medio ambiente) y Grecia (categoría de acción por el clima).

Karmenu Vellacomisario de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca de la UE, subrayó al respecto que «estos proyectos excepcionales muestran el valor de invertir para proteger nuestro medio ambiente y nuestra naturaleza. El desarrollo sostenible de las zonas protegidas tiene un impacto positivo en las especies, los hábitats y la biodiversidad, a la vez que crea puestos de trabajo en las zonas rurales y conecta a las personas con su entorno y patrimonio. Las innovaciones tecnológicas de los proyectos LIFE ayudan a crear economías circulares para la gestión de los residuos, reducen la contaminación atmosférica y mejoran el acceso al agua limpia. LIFE ofrece soluciones inteligentes que muestran las múltiples ventajas de aplicar la política medioambiental de la UE».

De los 15 finalistas se seleccionaron tres proyectos excepcionales como ganadores de los premios LIFE de este año. Los premios fueron presentados por Daniel Calleja Crespo, director general de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea, y por Yvon Slingenberg, directora de Integración Internacional y Coordinación de Políticas de la Dirección General de Acción por el Clima.

Los proyectos ganadores fueron elegidos por su contribución a las mejoras medioambientales, económicas y sociales, prestando especial atención a su innovación, reproducibilidad, interés para las políticas y rentabilidad.

Premio LIFE de Medio Ambiente fue para el proyecto español LIFE AGROintegra, que demuestra que la gestión integrada de plagas es una alternativa viable a los plaguicidas químicos en las explotaciones agrícolas. El uso de plaguicidas se ha reducido casi a la mitad en zonas piloto en las que los agricultores recurrieron a depredadores naturales, cultivos de cobertura y otros métodos innovadores. Dentro de esta categoría, hubo otro proyecto español finalista: LIFE Rural Supplies (España).

El objetivo general de LIFE AGROintegra es minimizar el riesgo medioambiental en la protección de cultivos de cereales, hortícolas, frutales y viña, mediante la demostración de la viabilidad de alternativas más sostenibles en el control de plagas, enfermedades y malas hierbas, y mediante el apoyo a la aplicación de la Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, por la que se establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas por parte de los agentes implicados.

Con el fin de alcanzar esta meta, LIFE AGROintegra se ha marcado los siguientes objetivos específicos:

  • Demostrar los beneficios ambientales de implementar métodos alternativos de protección de cultivos.
  • Contribuir al propósito de residuo cero en los alimentos gracias a la Gestión Integrada de Plagas (GIP).
  • Acercar al sector productor las más innovadoras técnicas de GIP a través de demostraciones prácticas que le permitan conocer de primera mano su viabilidad técnica y económica.
  • Desarrollar herramientas concretas de ayuda a la decisión para el agricultor.
  • Sensibilizar a los agricultores y asesores técnicos de campo sobre las ventajas y desventajas de los diferentes métodos de protección de cultivos, para que la transferencia de conocimientos, soluciones y herramientas sea amplia, eficaz y rápida.
  • Unificar todo el conocimiento generado en un protocolo de trabajo que facilite a los usuarios el cumplimiento de la normativa actual y futura hacia una protección integrada de los cultivos.

 

 

Fuente: Agronegocios